logo-mobile.png
Horarios de taquilla: De martes a domingo de 10:00 a 14:00h y dos horas antes del espectáculo. Internet 24 horas

Diez razones para celebrar el aniversario de 'Amanece, que no es poco'

Un artículo de Carmen López para SModa (El País). Un cuarto de siglo después de su estreno, José Luis Cuerda publica un libro para recordar al film que supuso un hito en el humor cinematográfico.

 Pocas películas del cine español han tenido tal repercusión en su pblico como Amanece que no es poco, filme que José Luis Cuerda estrenó en 1988 y que supuso todo un hito en la historia del humor cinematográfico de nuestro país. Acaba de ser elegida la mejor película del cine español en los ltimos 60 años en una encuesta realizada en la Semana de cine Internacional de Valladolid. Su vigésimo quinto aniversario se presenta como una excusa perfecta para repasar sus virtudes, que no son pocas.

 1. Hiperrealismo versus surrealismo: como el propio Cuerda ha declarado, Amanece que no es poco no es una película surrealista sino que más bien "le pega un revolcón a la lógica" y trata de "fajarse con ella cuerpo a cuerpo y retorcerle el pescuezo hasta que vomite sus ltimos argumentos". De ese vis-à-vis nacen escenas como la de la asamblea de las mujeres del pueblo o la de las elecciones generales "“donde, como anuncia el alcalde, "Hemos ganado los de siempre""“, que parece mentira que pudieran ser tan reales.

 

Un artículo de Carmen López para SModa (El País). Un cuarto de siglo después de su estreno, José Luis Cuerda publica un libro para recordar al film que supuso un hito en el humor cinematográfico.

 

Pocas películas del cine español han tenido tal repercusión en su pblico como Amanece que no es poco, filme que José Luis Cuerda estrenó en 1988 y que supuso todo un hito en la historia del humor cinematográfico de nuestro país. Acaba de ser elegida la mejor película del cine español en los ltimos 60 años en una encuesta realizada en la Semana de cine Internacional de Valladolid. Su vigésimo quinto aniversario se presenta como una excusa perfecta para repasar sus virtudes, que no son pocas.

 

1. Hiperrealismo versus surrealismo: como el propio Cuerda ha declarado, Amanece que no es poco no es una película surrealista sino que más bien "le pega un revolcón a la lógica" y trata de "fajarse con ella cuerpo a cuerpo y retorcerle el pescuezo hasta que vomite sus ltimos argumentos". De ese vis-à-vis nacen escenas como la de la asamblea de las mujeres del pueblo o la de las elecciones generales "“donde, como anuncia el alcalde, "Hemos ganado los de siempre""“, que parece mentira que pudieran ser tan reales.

 

2. La incorrección política: el realizador ha reconocido que hoy en día sería difícil que alguien rodase la película precisamente por esa falta de mesura que respira toda la cinta. Temas como el racismo ("T no eres negro, eres minoría étnica. Bueno minoría étnica y negro como un tizón"), la violencia de género ("Pero padre ¿Por qué mató usted a madre? Porque era muy mala") o la religión ("¡Por orden del señor cura se hace saber que Dios es uno y trino! ") serían ahora, paradójicamente, más difíciles de tratar con la misma soltura que hace 25 años.

 

  

3. La Mancha y su gracejo: tendrían que pasar años hasta que otros manchegos como Joaquín Reyes y su cuadrilla de La hora chanante marcasen otro hito en la historia del humor nacional, pero Cuerda ya había dirigido los sentidos del pblico hacia la gracia natural de los nacidos en su tierra, característica y contagiosa como pocas. Hoy todos aceptamos "viejuno" como palabra habitual gracias a ellos, pero hace 25 años la película popularizó frases como "Alcalde, todos somos contingentes pero solo usted es necesario" que an siguen teniendo vigencia chascarrillera en la actualidad.

 

4. El cine dentro del cine: el propio pueblo funciona como un plató en el que todas las personas representan el papel que se les ha sido adjudicado en un ejercicio de metacine que sirve de metáfora de la realidad en la que, al fin y al cabo, todas las personas interpretan el papel de sí mismos. El claro ejemplo es el del personaje de Enrique San Francisco, que se pasa toda la cinta intentando cambiar de papel y cuando lo consigue le toca prácticamente el peor, invitando al espectador a dejar de lado las envidias y a apreciar lo que se tiene y no lo que se imagina.

(Para seguir leyendo, aquí)

2. La incorrección política: el realizador ha reconocido que hoy en día sería difícil que alguien rodase la película precisamente por esa falta de mesura que respira toda la cinta. Temas como el racismo ("T no eres negro, eres minoría étnica. Bueno minoría étnica y negro como un tizón"), la violencia de género ("Pero padre ¿Por qué mató usted a madre? Porque era muy mala") o la religión ("¡Por orden del señor cura se hace saber que Dios es uno y trino! ") serían ahora, paradójicamente, más difíciles de tratar con la misma soltura que hace 25 años.

 

 

3. La Mancha y su gracejo: tendrían que pasar años hasta que otros manchegos como Joaquín Reyes y su cuadrilla de La hora chanante marcasen otro hito en la historia del humor nacional, pero Cuerda ya había dirigido los sentidos del pblico hacia la gracia natural de los nacidos en su tierra, característica y contagiosa como pocas. Hoy todos aceptamos "viejuno" como palabra habitual gracias a ellos, pero hace 25 años la película popularizó frases como "Alcalde, todos somos contingentes pero solo usted es necesario" que an siguen teniendo vigencia chascarrillera en la actualidad.

 

4. El cine dentro del cine: el propio pueblo funciona como un plató en el que todas las personas representan el papel que se les ha sido adjudicado en un ejercicio de metacine que sirve de metáfora de la realidad en la que, al fin y al cabo, todas las personas interpretan el papel de sí mismos. El claro ejemplo es el del personaje de Enrique San Francisco, que se pasa toda la cinta intentando cambiar de papel y cuando lo consigue le toca prácticamente el peor, invitando al espectador a dejar de lado las envidias y a apreciar lo que se tiene y no lo que se imagina.

(Para seguir leyendo, aquí)

Miércoles 15 de enero / Proyección: 17h - Presentación del libro: 19.30h 

Entrada libre