logo-mobile.png
Horarios de taquilla: De martes a domingo de 10:00 a 14:00h y dos horas antes del espectáculo. Internet 24 horas

Nacho Vegas en Espai Rambleta

Desde el lateral, vista casi cenital, auditorio a rebosar, gente expectante, se atenan las luces, la calidez inunda  la acogedora puesta en escena de alfombras persas e instrumentos. Aparece Nacho, traje oscuro a juego con la timidez que le caracteriza y tras él su banda,  La Trama Asturiana (Abraham Boba, Joseba Irazoki, Manu Molina, Luis Rodríguez, Edu Baos y César Verd)

 

Luces azules, un "Bona nit " y se lanza con "Libertariana Song". Recupera pocas de sus míticas canciones y se centra en Resituación que nos muestra un Nacho menos centrado en si mismo, pero mostrándonos su particular visión de nuestra situación actual. Estático en cada canción, al igual que el pblico que simplemente le observa y escucha, alguna mano o pierna de entre el patio de butacas, se escapa del estatismo habitual de los seguidores de Nacho, es inevitable no dejarse llevar por los ritmos y melodías de algunos temas de su nuevo disco, así como por la emoción de los conocidos.

 

nachovegas

 

Nacho, dispuesto a atraparnos, se mete en el papel ojeando una revista como un actor poco memorable tras el estreno de su película. Y para colmar su interpretación y ganarse el calor del pblico valenciano, arranca más tarde con un "Mon pare no te nas, ma mare es xata"(nos confiesa que vivió durante unos años en Gandía)  a su más puro estilo, que muchos se atreven a corear.

 

Juega con "La gran broma final", momento del 'bis', hacemos ruido, tenemos la espina clavada con algn que otro tema.  Vuelve solo en acstico para rendir homenaje a su fallecido amigo Pedro San Martín, ex bajista de La Buena Vida, con "La luz de Agosto en Gijón".

Aumenta la intensidad de aplausos y algn que otro grito, se va acercando el final y la estábamos esperando, suena "El hombre que casi conoció a Michi Panero". Los sonidos lisérgicos de "El mercado de sonora" nos envuelven en la catarsis final. Luz de sala, y hasta otra Nacho.

 

Raquel Cambralla equipo WAYCO